Y AHORA TENGO UN NOVIO… (Playlist: José Cano)

… que hace un metro diez
y no quiero más que que me abrace

y dormir con él.

istockphoto_5630909_goldfish_in_a_bowl.jpg

Así decía El Mecano Mayor hace algunos años y así digo yo ahora… aunque vamos, el novio mío no pasa de los 7 centímetros y aletea que da gusto en su pecera nuevecita.

Llegó esta mañana, un poco muerto de miedo, escondiendo su rojo esplendor en una bolsita de plástico. Competía con otro más grande, exhuberante y atrevido que saltaba para hacerse notar. Como pasa con los buenos novios, él me vio de reojo, tímido y yo lo escogí de inmediato.

Por un momento, alguien pensó que llegaba con la fría intención de cubrir la ausencia que dejó Manolo, aquel buen pecesito de cabecera, cuando me vio ponerlo con la delicadeza que requiere (cual operación quirúrgica) en su gran pecera reluciente, de agua azul profundo y con cubitos de cristal tornasolado al fondo. Super chic.

En cuanto se apropió del espacio, abriendo con garbo las aletas y mandándome besos indiscretos supe que no era así. Éste es mi nuevo novio, se llama Vicente, mi pecesito enamorado y me mira en silencio desde el otro lado del cristal. Me está conociendo, parece que sonríe. Le cuento alguna que otra confidencia antes de meterme a la cama. Y no quiero más —diría el buen José Cano— que dormir con él.