NO SOY UNA SEÑORA (Playlist: Melissa)n

¿Alguien duda de que esta Conejita sepa manejar? Parece que en este Paraíso Tropical, un poco sí.

Tengo la firme intención de presentar mi examen teórico de manejo. Llevo haciendo 132 pruebas en un examencito chafete que compré por internet y se me preguntan cosas que naaaadie en su sano juicio debería saber. ¿Será que de plano no estoy habilitada para eso de la conducción? ¿Será que nadie tiene por qué saber a qué jodida distancia del suelo debe estar el parachoque? por cierto ¡¿qué jodidos es un parachoque?!. Bu. Ya no quiero manejar.

Una conocida revista de ciudad para la cual orgullosamente trabajé muchos años le pidió a esta Su Bridget Servidora Jo, un capitulo más para la columna La Conejita de Indias, ahora en El Paraíso Tropical. Je. Qué emoción.

-Alguna vez, hace diez años cuando estaban bajo las ordenes de La Señora Coneja de la Información, se imaginaron terminar aquí, bebiendose unas caipirinhas? dijo El Conejo Novio del Conejo Peluquero, ahora que están de visita en el Paraíso Tropical.

El Conejo Peluquero y yo nos volteamos a ver a los ojos. Lo miré, tan igualito a hace diez años -quizá con varias marcas carísimas de París en los accesorios- pero tan parecido al que me lavaba el pelo en el fregadero de la horrenda cocina rosa pink de un depa de la escandón. Ahora, se parecía tan poco a aquel chiquillo asustadizo en la búsqueda desesperada de un amor pero, anoche cantamos igualito en la habitación del hotel boutique eso de “yo-no-soy-una-señoooora”. Ahora, estabamos aquí, con su pareja más oficial del mundo mundial.

Me puso las manos en las mejillas y me reventó un sonoro beso. Igualito que entonces.

-No, contesté. Nunca imaginamos más allá del día siguiente.

Supe entonces, que me sigo pareciendo tanto a la de entonces.

-Debe ser muy fácil enamorarse de tí, dijo muy serio El Conejo Novio del Conejo Peluquero y ya entradita la noche de juerga

-Jajaja. me reí y volví a brindar con un vaso de un coctel colorido en la mano.

-No, no, lo digo en serio. Debe ser muy fácil enamorarse de tí. ¿Qué no nos ves a nosotros? Llevamos seis horas aquí sentados contigo y nos tienes enamorados de tí, concluyó muy propio después de saltar del arte contemporáneo al amor nuevo, al amor del pasado, a los principios universales a los del buen periodismo a reinventarse cada día y.. sí, a lo feliz que soy.

Joder. Ahora que se lo diga a la bola de conejitos heterosexuales que me rodean. Ja.

Discúlpenme la ausencia, pero me acabo de dar cuenta (ya ven que luego me tardo en entender cosas) que se me murió -aquí adentrito- un amor del pasado. Estoy oficialmente de luto. Descanse en paz.

Anuncios