AMANECÍ OTRA VEZ (Playlist: José Alfredo Jiménez)

Fin de semana de fiesta. De fiesta de la buena. De esos que acaban a las cinco y media de la mañana caminando por una ciudad que apenas se va a despertar cuando uno apenas se va a dormir.

Bailé de todo y mucho. Reí con todos los dientes. Conté mis mejores chistes. Bebí para que pareciera mucho aunque fuera poco. Y salí con el alba y sin nada de qué arrepentirme.

Lo disfruté un montón y al día siguiente repetí: cena, pub, antro, caminata al salir el sol.

En el recuento total de la factura obtuve ganancias: terminé descubriendo que mi compañera de juerga, la Conejita Todo Terreno, me recuerda tanto a mí —pero hace cinco años. Y que el Conejo Alfa se sabe lindo pero juega a que no.

YA LLEGÓ LA BANDA (Playlist: Timbiriche)

Me faltan amigos. Es un hecho. Este ir y venir de un lado a otro hasta ahora va dejando más pérdidas que ganancias.

Y no es que no haya material disponible. En este lugar hay un montón de gente de esa que me gusta. Una hipster alternativota total que me recuerda mis épocas chilangas pero en su versión sureña, una isleña encantadora en búsqueda de su propio look, unos chicos de esos que son guapos, cool, inteligentes y cagados, todo en conjunto y que a mí me dan ganas de ponerlos en una cajita en el buró. Unas dos que me recuerdan tanto la dinámica excluyente con Bombón Bunny, por que nunca, nadie estaba a la altura de nuestra amistad. Anda también por ahí el primo del amigo de la prima de una amiga que resultó buena compañía. Tengo ese otro que me cae tan bien o tan mal como se ponga el clima en el día. Y luego él, que me mira de reojo y casi con desdén.

Así contaditos parecen muchos. Pero la realidad es que yo todavía no sé si es que no los quiero contar.

Es que yo no quiero más amigos, quiero a los míos. Esos que me tomó años conseguir, construir, entender y soportar. Esos que asistieron infalibles a beberse conmigo las alegrías estremecedoras, darme los consejos más dispares en los asuntos más dispares aunque yo terminara por hacer lo que me diera la gana y que no faltaron nunca en las tristezas para despegarme del fondo.

A esos los quiero. Ahora. Ash.