INOCENTE POBRE AMIGA (Playlist: Lupita D’Alessio)

yo estaba tan tranquila, en esto del duelo, pero tuve que volver. y es que, me corroen las ganas de decirlo.

capítulo 1: siempre, irremediablemente, una se topa en la vida con una tal Conejita del Terror. Aclaremos. No siempre es la misma, pero siempre funcionan bajo el mismo esquema. y yo, nomás con esas reglas no sé jugar.

capitulo 2: ahora sí no me equivoqué. Hace varias semanas, cuando Las Visitas estuvieron en casa, lo dije.

-Hay algo en esa Conejita del Terror que no me gusta…

-¿Pero qué? ¿Cómo? preguntó Bombón Bunny.

No sé. Es de tripa, se siente aquí adentro...  no me gusta cómo me mira... dije pensándo que el sospechosismo me estaba atacando.

capitulo 3: Hoy, confirmé que mis tripas no me engañan.

Carthur-de-pinsonozco a la especie: Conejitas del Terror. Las he visto en un sinfín de ocasiones más. Me miran con desconfianza. De arriba a abajo, como escudriñándome. Esperándo confirmar sus sospechas. Envidiando terriblemente mis tacones de vertigo. Convencidas de que soy una amante de lo ajeno. O una conejilla de cascos ligeros. O que va de una-noche-de-copas-una-noche-loca. O que digo las cosas con todititas sus letras. O que se me nota en la cara lo que pienso. O que no voy en comitiva al baño para cuchichear. O que mi moral es relajadita. O que se me da eso de los empiernamientos. O que me aviento de cabeza, directito a la pared, y sin meter las manos. O de que, cualquiera que se lo esté pasando bomba, es porque algo malo está haciendo.

Y un poco sí. Ja.

pd. Todos los clichés sobre la nacionalidad son ciertos. Créanlos.

pd2. Me gustiquia. Me enamorisqueo.

pd3. Tengo el corazón que es un condominio.

Anuncios