Tu amor es una trampa (Playlist: Ándate con cuidado)

Una botella de vino después estoy en casa -siempre antes de las 11pm. Llevamos por lo menos cinco salidas. La conversación cada vez es más interesante. Los temas no terminan. Tiene algunos años más que yo. No son tantos pero lo parecen. Físicamente no me arrastra. Aunque estoy convencida que en su momento era parecido a Luis Miguel de Todos Mis Amores. Tiene esos rasgos: los ojos increíblemente claros y transparentes, el pelo rubio engominado hacia atrás, la piel blanca ajada por tanto sol. Pero sobre todo tiene esa actitud. Es un hombre. Se come el mundo. Sabe hablarle lo mismo al dueño del restaurante que al del valet. Con ese acentito británico. Me abre la puerta, me sirve el vino, recuerda cada uno de mis comentarios de la cena anterior. Lo dice todo el tiempo y no se lo puedo negar: un caballero. En la extensión más amplia de la palabra. Eso cuenta y pesa.

Me recuerda a Conejito Pluma Blanca. Me recuerda a otros Conejitos de tiempos inmemoriables. Me recuerda que no tiene caso seguir dedicándole tiempo a los Conejitos Emocionalmente Unavailables.

El Conejito Nostálgico dice que me está tejiendo la trampa como los grandes. Despacito, alrededor, sin prisa. Y que al momento menos pensado, caeré como peso muerto. Qué se yo.

Mientras tanto, yo aquí. Conteniéndome el corazón. Guardado en su caja hasta que no esté seguro de siguiente paso. Mientras tanto, creo que puedo seguir teniendo muchas cenas a su lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s