sigue…

Han pasado más de tres meses. Honestamente no sé cómo. Y la vida, como suele sucederme, no ha dejado de dar vueltas. Han pasado más de tres meses y es como si una vida entera se hubiera cruzado entre esa terrible tarde en el hospital y mis nuevas mañanas en otra casa, con otra vista y sin tu ropa en el armario.

La vida, dicen, sigue. Y nunca ha sido más cierto. La vida, la mía, sigue. Aunque a veces no sepa cómo.

Anuncios