Se acabó

Y así llegó este día. A más de tres mil días juntos, llegó.

No lo sabía esta mañana. No lo sospeché hasta el preciso momento en que estaba a un paso de la puerta de tu habitación.

No sabía lo que había dentro. No sabía que eras tú un suspiro antes de partir. Pero entendí que estabas esperándome. Te vi, te abracé, te besé. Te llené de lágrimas mientras el corazón, poquito a poquito latía con menos fuerza. Te parecías a ti pero ya no eras tú. Yo en cambio, me veía tan distinta pero seguía siendo yo.

De pronto el aire se puso denso y decidí. Por ti, por mí y por como lo habíamos acordado. Les pedí que dejaran a tu cuerpo en paz. Que esta vez no lo haríamos trabajar si no quería. Que lo íbamos a dejar decidir -después de más de tres mil días haciéndolo caminar a como diera lugar- si quería seguir o no.

Mientras esa rayita absurda del monitor perdía sus aristas, te hablé de mí y de Jero. Te prometí lo bien que íbamos a estar, aunque eso no fuera cierto. Te mentí diciéndote que tenía (como siempre) todo bajo control. Te repetí lo de nuestro amor del bueno, lo de la jodienda de haber tardado tanto en encontrarnos, lo de tu ‘garantía vencida’ y lo de cómo comprimimos el amor para ganarle al tiempo.

Te dije eso que pensé que no diría nunca: dejémoslo ya, mosi, dejémoslo aquí.

Y tú, así de tranquilo y sereno, me hiciste caso. Y así, sin prisa, te fuiste de aquí… sin mí.

(Me olvidé que casi todas las veces de nuestra historia terminabas por hacerme caso).

 

3 Comments

  1. Siento que al pasar de los años, leyendo cada una de tus historias, hice una conexión contigo. Obvio tú ni enterada de mi existencia pero para mi eras una amiga que me contaba sus cosas y que en algún momento me identifiqué con varias historias y sentimientos. Se que nada de lo que te diga va a mitigar tu dolor ni va a hacer que te sientas mejor solo quiero que sepas que te sigo leyendo y que me duele… nadie debería pasar por algo así… te mando un abrazo

  2. Siento un poco de vergüenza de escribirle, pero por cosas de la vida hace algunos años llegué a este blog. Amé su forma de narrar. Luego, volví a encontrarla en TodoBebé y por más loco que parezca, tiempo después en Univisión hasta que decidí seguirla en Instagram. Hoy cuando vi su última publicación en esa plataforma me quedé helada… sentí muchas cosas, un nudo en la garganta.
    Deseo de corazón mucha paz para usted y consuelo… no hablo de Dios porque puedo entender que ante este golpe se tengan muchas dudas y rabia. Hablo de que siga teniendo la capacidad de soñar, reír y añorar sin dolor. Desde muy a la distancia le envío un abrazo muy fuerte.

  3. Sigo tu blog desde hace muchos muchos años…he pasado contigo momentos importantes de mi vida y me he reflejado en tus historias y me ayudas a entender al otro (en este caso a la otra), y hoy, después de mucho tiempo, leer tu publicación me llenó de duelo y tristeza…lamento tu perdida y pido a mi Dios te llene de fuerza, de amor y de luz en esta nueva etapa de la conejita de indias…deseo de corazón leer pronto de ti y saber que bebe tortugo y tu están bien y felices en el paraiso tropical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s