Se acabó

Y así llegó este día. A más de tres mil días juntos, llegó.

No lo sabía esta mañana. No lo sospeché hasta el preciso momento en que estaba a un paso de la puerta de tu habitación.

No sabía lo que había dentro. No sabía que eras tú un suspiro antes de partir. Pero entendí que estabas esperándome. Te vi, te abracé, te besé. Te llené de lágrimas mientras el corazón, poquito a poquito latía con menos fuerza. Te parecías a ti pero ya no eras tú. Yo en cambio, me veía tan distinta pero seguía siendo yo.

De pronto el aire se puso denso y decidí. Por ti, por mí y por como lo habíamos acordado. Les pedí que dejaran a tu cuerpo en paz. Que esta vez no lo haríamos trabajar si no quería. Que lo íbamos a dejar decidir -después de más de tres mil días haciéndolo caminar a como diera lugar- si quería seguir o no.

Mientras esa rayita absurda del monitor perdía sus aristas, te hablé de mí y de Jero. Te prometí lo bien que íbamos a estar, aunque eso no fuera cierto. Te mentí diciéndote que tenía (como siempre) todo bajo control. Te repetí lo de nuestro amor del bueno, lo de la jodienda de haber tardado tanto en encontrarnos, lo de tu ‘garantía vencida’ y lo de cómo comprimimos el amor para ganarle al tiempo.

Te dije eso que pensé que no diría nunca: dejémoslo ya, mosi, dejémoslo aquí.

Y tú, así de tranquilo y sereno, me hiciste caso. Y así, sin prisa, te fuiste de aquí… sin mí.

(Me olvidé que casi todas las veces de nuestra historia terminabas por hacerme caso).

 

Anuncios