Yo, conejita del 4º piso, en mi sano juicio declaro…

Han pasado unas cuantas semanas desde aquel fatídico anuncio y parece que nos ha caído una vida entera encima. Y no por las arrugas, pero sí por las decisiones más trascendentales que hemos de tomar. Todo ha cambiado y no precisamente en el rumbo que teníamos pronosticado. Aclaro, no quiere decir peor, sino simplemente distinto.

Ahora estamos en casa con una remodelación a medias, con dos abuelas consentidoras de un Bebé Tortugo que pasó a vivir a su habitación, dejó momentáneamente la guardería y se aprovecha de que las reglas gozan de cierta flexibilidad.

Cada que noto una conducta que anteriormente “no estaba permitida en casa”, me obligo a pensar que tendré los próximos 17 años y medio para restaurar los “amorosos daños”. Mientras tanto, respiro tranquila porque en casa hay cuatro brazos dispuestos a darle todos los besos que necesita cuando sus papás están atrapados en un cuarto de hospital.

Quizá el momento más crucial ha sido cuando El Conejo Dueño de Mis Quincenas y esta loca Conejita se sentaron a la mesa a planear eso del mentado testamento.

No que nunca lo hubiéramos pensado. Es más, lo de los respectivos dueños de las quincenas del otro incauto queda claro cada fin de mes y después de años de ardua logística financiera amorosa. Sin embargo, había llegado el momento de ponerlo negro sobre blanco. Al principio, el machote no parecía tan difícil de llenar:

“En caso de fallecimiento de uno de los cónyuges, ¿las cuentas? A nombre del otro cónyuge. ¿Las propiedades? A nombre del otro cónyuge. ¿Las decisiones médicas en caso de incapacidad? A nombre del otro cónyuge. ¿La custodia de Bebé Tortugo? A nombre del otro cónyuge. ¿En caso de que ambos fallezcan?…”

Los puntos suspensivos flotaron en el aire. Esa posibilidad no era parte de nuestro nuevo conjunto de “sucesos”.

-¿Tú a quién dirías? comentó casi al aire el Conejo Dueño de Mis Quincenas.

A mi mamá, respondí tajante.

El silencio se hizo denso.

Tu mamá tiene más de 65 años. Y la situación en México no está de lo mejor, dijo sin ninguna intención en la voz.

El comentario cayó como bomba: mi familia inmediata, mi país y mis raíces estaban siendo eliminadas de la competencia sin posibilidad de repechaje. Las suya -en la lejana Colombia- ni siquiera estaba siendo considerada.

¿Qué opinas de mi hermana y su marido? Adoran y conocen a la perfección a Bebé Tortugo, no tienen hijos, viven en el Paraíso Tropical, son jóvenes, son solventes…

En efecto y fríamente calculado no había manera de poner reparos. Pero decidir sobre la vida de Bebé Tortugo en manos de terceros no era asunto fácil. Los ojos se me humedecieron.

Habría que hablar con ellos, alcancé a tartamudear. Por algo no quieren tener hijos … No podemos dar por hecho … Quizá podemos acordar vacaciones en México… bla, bla, bla… se me fue apagando la voz.

El asunto no se volvió a tocar hasta que nos sentamos frente a frente con la pareja en cuestión

Tomé la batuta y aclaré la voz. Era simplemente un trámite “preventivo” me dije. La selección era sin duda la mejor y no había nada que temer.

Sin embargo, al primer intento de mencionar la palabra testamento, custodia y tutores la voz se me quebró como no había sucedido en todos estas semanas. Los ojos se me desaguaron y no podía articular palabra entre los sollozos. ¡Diablos! ¿Qué no era ahora que debía mostrarme segura de la decisión crucial que íbamos a tomar?

Estábamos poniendo ahí, sobre la mesa, la otrora infinita-remota-impensable posibilidad de que no fuéramos nosotros los que estuviéramos a cargo de la vida de Bebé Tortugo. Estaba verbalizando formar parte de una fatídica estadística. Estábamos firmando el lejano futuro de un chaparrito que -cada mañana cuando nos mira con esos ojos descomunales- sonríe con la confianza de que sabremos tomar las mejores decisiones en su nombre.

Y yo, con toda mi estúpida experiencia de Conejita del 4º piso, guerras y guateques, no tenía la manera de prometerle que así sería.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s