AGÁRRATE MAMÁ (Playlist: Gloria Trevi)

La historia salía de los labios del Conejo Novio como Dios Manda sin darse tiempo siquiera para respirar. Al mejor estilo de los discursos emocionados del Chavo del Ocho.

Yo, como toda Coneja Embelesada del Novio como Dios Manda lo miraba con los párpados a medio abrir.

Y voy a visitarte a La Ciudad de la Eterna Llovedera… y luego pasamos las próximas vacaciones juntos… y nos comunicamos por todos los medios informáticos del mundo mundial… y luego en un año regresas…   y qué tal que nos casamos… y vivimos juntos en un pisito… y que ponemos un negocio… y luego que tenemos hijos…

Brrttt.

El sonido de la aguja chirriando sobre el LP retumbó en mi cabeza al oír esa última palabra. Contuve el aliento. Abrí los ojos como platos.

Tic, tac, tic, tac. Quise ser prudente.

Está todo increíble…. Mmmm… Pero...  —dije como no queriendo la cosa, con la mirada desviada hacia el otro lado de la mesa, respirando profundo y dando un sorbo largo a mi copa de vino español

Y si… mmm… yo… ¿no quisiera tener hijos?

El silencio cayó de sopetón en el lugar. Parecía que el restaurante entero había decidido callar la boca y mirarme con ojos desbordados. Me faltó sólo contar los dedos acusadores que me señalaban.

Mala mujer, pensé.

Lo que siguió no vale la pena contarlo: la discusión fue tremenda. Dura. Dolorosa. Esgrimí todos los valiosos argumentos construidos en años de feliz soltería sobre el derecho a decidir sobre mi cuerpo, mi realización personal, la falta de instinto maternal, los muchos planes por venir, el famoso libre-como-gaviota-pero-felina-como-una-leona de la Gurú Lupita la Fiera D’Alessio y todo ese infinito bla, bla, bla que en este momento sonaba tan absolutamente hueco y vacío.

Mis argumentos, todos, fueron contrarrestados con una serie de razones igual de valiosísimas y cursilonas sobre el amor, el futuro, la pareja y la imagen de una bonita Mini-Conejita Regordeta con mis piernas y mi trasero correteando por la casa.

Joder.

Lo peor fue ver los ojos de profunda tristeza del Conejo Novio como Dios Manda al ver desquebrajados, ahí mismito en esa mesa, sus sueños de familia perfecta. El último golpe fue bajo y certero.

—¿Y entonces, a quién le vas a enseñar a creer en todo eso —valiosísimo, intenso y maravilloso— que has aprendido en estos años? dijo.

No supe contestar.

5 comentarios en “AGÁRRATE MAMÁ (Playlist: Gloria Trevi)

  1. adrian dijo:

    Y finalmente, creo que tu novio tiene toda la razon. Yo tambien veia super lejano de mi el tener hijos y hoy espero con mi esposa nuestra primera beba y estamos felices!!

  2. Pero sería egoísta también pensar, que sólo a los hijos -engendrados o no- puedes compartirles -porque eso de enseñar está cabrón, nadie aprende en cabeza ajena- en todo lo que has aprendido.

    Si quisieras enseñar, dile, te dedicarías a la academia. Y no es condición sine qua non, el tener hijos para que un matrimonio sea considerado como familia, si quiere tener hijos que los tenga él!

    Aunque a decir verdad, yo ese tema lo toco muy desde el inicio en una relación, y puedo terminar la discusión prontito con un: y yo para qué quiero un bebé, si ni me gustan!

  3. y porque siempre es malo cuando se piensa de esa forma? y luego ahi anda uno defendiendo el punto femenino y salen con esos sentimentalismos,,, plop!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s