¿ES ELLA MÁS QUE YO? (Playlist: Yuri)

Vamos, no es que yo sea una santa, pero llevo días, semanas.. ¡meses! portandome tendecialmente bien. Muy bien, vamos. Pero parece que algún demonio oculto (o más bien con la negligencia más absoluta) quiere jugar con fuego. Y miren que yo soy mechita de pólvora.

Yo, vamos, ya lo sé: soy una “ex” indeseable. Indeseabilísima, joder. Porque creo fervientemente en que de los buenos hombres, una no se debe alejar. Y para malafortuna de muchas, en mi lista, he ido acumulando puros buenos Conejitos.

Y ahí está la historia. Que ha sido tantas veces la misma que ya hasta me la sé —cambia el personaje, cambia la susodicha—, pero siempre igual:

1. El primer drama llega porque seguimos “en contacto”. Y yo río, mucho, lo juro. Un café nomás para ponernos al tanto de los últimos acontecimientos se vuelve una tortura con mil llamadas al celular cada minuto. Entonces sí, ni tranquilas ellas ni tranquilos nosotros.

2. Luego viene la media prohibición. El clásico sí, pero no. Una especie de amenaza velada. Y así, como de secu, los muchachos deciden seguir presentes intermitentemente y de lejitos: sms, llamadas a escondidas, citas jurando que están en otro lado. Todo, pa’ que no se enoje la Señora. Y a mi se me borra la sonrisa viéndolos jugar a Caperucita y El Lobo.

3. Luego, viene la “interacción” cordial. ¿Qué tal que nos “encontramos”? El absurdísimo «quiero verla actuar de cerca». Y ahí estamos, con la presión de que ellas descifren un código secreto entre su jovenazo y esta Conejita. Y obvio, ese código existe. No por nada pasamos meses, años o siglos juntos. Repito: que sí, señoras, que el Conejito y yo nos entendemos sin decir palabara pero también, repito señoras, que el Conejito y yo ya no tenemos nada que decirnos. Si así fuera.. mm.. no hubieramos terminado.

4. Y cuando la cosa se pone peor, viene la interacción insistente. Entonces ellas aparecen, me sonríen, se le cuelgan del cuello al susodicho y juran que salieron vencedoras. Sonrisa congelada. Me pregunto ¿si el Conejito ya no es parte de mi vida, por qué yo sigo siendo parte de la suya?

5. Ya en el colmo del estrés: ¡Objetivo alcanzado! Conejito y Conejita dejarán de verse por “el bien de su relación”. Charros. ¿En serio para que una relación funcione hay que desaparecer el pasado completito? Y me viene la tristeza.

En fin, ya casi me acostumbro. A acumular Conejitos de orejitas caídas. A recibir -de cuando en cuando- comentarios de una ex en crisis, deshaciéndose de ex-eses como si fueran peligrosas damas de garras afiladas. Resulta que para que haya historias de príncipes y princesas, hay que tener a la “bruja” del cuento. Y esa, invariablemente, siempre soy yo.

¿Será por mi parecido con Jessica Rabbit? Ja.

5 comentarios en “¿ES ELLA MÁS QUE YO? (Playlist: Yuri)

  1. Pues yo solo por un tiempo, luego creo q hacen su vida y se van, mmmm, en fin, relatado de la manera en que lo haces suena divertido, lastima una nunca entendera a los hombres y ellos nunca podran ver mas alla de sus miedos.

  2. Mina dijo:

    es curioso que quieras seguir encontacto con alguien a quien ya no tienes nada que decirle y por la decision -antes tomada d separacion- no tengas mas que recuerdos como cosa en comun….

    osea….como para que

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s