PA’ TI NO ESTOY (Playlist: Rosana)

Eramos unas chiquillas saliendo de la secundaria. Algo -que no recuerdo qué- había generado tremendo desencuentro con mi buena-mejor-amiga “la líder”. Y eso, en la secundaria no se debe hacer.

Apenas crucé la puerta, las vi: el grupo de las malas en la esquina de la escuela y la lidercilla -antes mi buena-mejor-amiga– al centro. Me miraban dejando escapar risitas.

Y yo, confieso, sentí que se me doblaban las piernas. Quise llorar, salir corriendo, huir pero también siempre supe que ahí es donde estaba por decidirse -en buena parte- mi futuro escolar.

Caminé súper cool hacia la esquina en donde yo, pacientemente, tenía que esperar el transporte escolar. Y empezó la discusión. No recuerdo qué ni cómo, pero recuerdo una sarta de insultos que iban y venían de un lado a otro. De pronto, se rompió una barrera.

En las tonterías que decíamos, ella lo dejó salir. Eso que nunca se dice por ninguna razón. Esa verdad que nos hizo amigas alguna vez.

Ella dijo mi secreto.

Lo soltó así, de pronto y a mí se me estrelló en la cara. Supongo que abrí los ojos como platos. Sentí como cuando abren la puerta del avión para lanzarte del paracaídas: una ráfaga de viento que se te mete en la nariz impidiéndote respirar. El estómago se me revolvió. La furia, eso, toda mi furia se hizo una bola ardiente que empezó a subirme por el esófago. Asco, desencanto, rabia, traición. Eso era lo único que nunca, nadie, por ningún motivo debía haberme dicho. Y eso era algo que nunca antes, en ningún momento, había sentido.

La miré con los ojos inyectados, apreté la mandibula, respiré profundo…

Y escupí. Directo en la cara y sin dejar de mirarla. Fue lo más bajo que he hecho.

Se hizo un silencio sepulcral. Nadie, de las niñas que miraban alrededor se lo esperaban. Ella, mi ex-buena-mejor amiga sólo me miraba sorprendida. Nunca creyeron que yo sería capaz. Yo no sabía que sería capaz.

Di la vuelta y me fuí caminando con las piernas temblándome y los ojos llenos de lágrimas.

Al día siguiente, el liderazgo había cambiado de dueña. Y ella, nunca, nunca, nunca volvió a recibir siquiera una mirada de mi parte.

Esa historia la tenía olvidada hasta hace unos días que estaba yo de frente a la computadora, en una de esas discusiones que van in crescendo. Algo me dijo que no iba a terminar bien. De pronto, del otro lado de la pantalla, salió una frase que me hizo sentir, una vez más, el viento en la nariz que me impide respirar, el fuego en las entrañas, la rabia, el desencanto, la desilusión. Todo junto.

No pude escupirle a la pantalla, aunque lo hubiera hecho con gusto. Pero sé que nunca, nunca, nunca volveré a tener siquiera una mirada hacia ese lugar.

9 comentarios en “PA’ TI NO ESTOY (Playlist: Rosana)

  1. Y lo mejor en esos caso es seguir con la frente en alto, con la mirada brillosa, los pasos firmes… esa gente solita se quitó de tu lado porque no soportan tanta perfección… yo también se de lo que hablas…

  2. Es que somo igualitas pepet… cuando nos hacen enojar, que se agarren!!!!!. y si se que el rencor no vale para nada, pero hay cosas que simplemente no se olvidan…

    Te extraño!

  3. Self dijo:

    Yo creo que… Quien que perdona se libera a si mism@. El inche rencor solo te deja un dren de energía que va directo al objeto de tus delirios.

  4. Luisa dijo:

    hola B. Jo: te leo todos los días (que escribes claro), y me encantan tus letras.
    Sabes … esto me recordó lo que a mi me paso = de feo (creo yo)

    Mi mejor mejor amiga de todo el mundo mundial (pirata de tus letras); se caso hace un par de años, y aunque de palabra si me invito (como un mes antes que me presento al susodicho, con el cual duro poco mas del año) nunca me paso la invitación y menos la dirección de donde estar en primera fila.

    El día anterior a su boda, le mande un mensajito deseándole una excelente vida. Creo que mas por obligación que por gusto me mando un mensajito informándome la dirección; obvio no me presente y obvio me lastimo tanto que la deje atrás (aunque eso si deseando que por el susodicho que perdió la cabeza valga la pena)

    Pero leyéndote hoy, me recordaste esa MEJOR AMIGA.

    Espero que esas mejores amigas, sean felices y nosotras tengamos una vida PLENA.

    Salu2

  5. REYNA dijo:

    Q fuerte, pero duele la traición, cuando se pierde la confianza ni mil disculpas ni el perdón pueder sanar la sensación de una traición.

  6. A mi me hicieron pasar un coraje que no hizo que perdiera la leche, pero si estuvo cerca de que se me convirtiera en requesón.

    Hubiera querido escupir, cachetear y jalar los pelos… sólo me enojé y me guardé mi coraje. ¿Hubiera sido mejor pegar el escupitajo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s