CANTA CORAZÓN (Playlist: Alejandro Fernández)

No debería, lo sé. Mi conciencia social me dice que no debería decir lo que voy a decir, pero me ese inevitable:

La vida desde arriba de un auto se ve de otra manera.

Después de varios inconvenientes este jueves por la mañana me decidí. Tomé un taxi que me cobró hartos dolarucos para llevarme al otro lado del mundo (sólo fue de la ciudad, pero me pareció lejísimos) para encontrarme con mi Dealer Puertorriqueño y Sabrosón que me vendió mi flamante auto usado.

¡Ah qué bonito es lo bonito! El morenazo de fuego apenas me vió supo por lo que venía. Corrió al fondo de su bodegón y trajo a mi nuevo vehículo (que es viejo pero a nadie importa). Este Fat Red Boy es la onda. Y aunque me lo quieran vender europeo venido a gringo, está ensabladísimo en tierras poblanas. Así que es paisano.

Crucé los dedos e inicié la primera compra importante de mi nueva vida en este país. Pidiéndole a todos los Santos y la Virgencita del Perpetuísimo Socorro que no me estuvieran tranzando. A la hora de la firma, y para no dejar duda, apliqué la recomendación de Eva Bunny. Casi en cámara lenta, tomé la pluma, agaché la cabeza, alzé la mirada y clavé mis ojos en los suyos. Me puse seria y dije:

“Si tienes una hermana, tu no quiseras que se quedara tirada, a las dos de la mañana, en medio de una carretera, en una ciudad donde no conoce ni al portero de su casa. Esto es karma y yo confío en tí. Si me fallas, irá la mía.”

Me miró como no sabiendo si reírse o asustarse y sonrío timidamente. Me cerró un ojo y dijo:

-Firma y vete tranquila.

Y yo muy obediente, eso hice.

1368327134_small

Me subí a mi flamante Fat Red Boy, me puse mis lentes oscuros de popstar y comencé a manejar por la autopista de regreso a casa. Hay que decir de mi nuevo amigo que lo suyo, suyo no es la discreción. Es gordito, chaparrito y llamativo de a madres. Y, obvio, la gente me mira al pasar. Neto. Ahora entiendo el por qué de esa teoría exótica de que los autos rojos pagan el seguro más caro. Y es que una va por ahí por las calles, llamándo la atención, como chiquilla con minifalda haciendo que los otros tropiecen a su paso. Prendí el radio y como si El Dios de la Sabiduría Musical me estuviera escuchando inició el dulce canto de Alejandro Bombón Fernández:

Canta corazón, que el amor de mis amores ya está aquí…

..Canta corazón,que en la vida estaba escrito
que ella y yo eramos abril y marzo
una gota en el desierto;
que ibamos a estar tan juntos como la luna y el sol.

He dicho, soy una Nueva Coneja Motorizada y ¡que se agarren porque ahí les voy!

6 comentarios en “CANTA CORAZÓN (Playlist: Alejandro Fernández)

  1. ¡Felicidades por el auto, conejita! Oye, desde hace algunas entradas quiero preguntarte algo: ¿no se te hace que “Ciudades desiertas” es una de las novelas más pinches de José Agustín? Por cierto, ¿alguien sabe cómo sigue de salud?

  2. Pues te gano la nostalgia… o al menos en mi caso si. Vi la marca VW la asocie con México, específicamente con Puebla y no pensé en ninguna otra opción:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s