Dia 1: HAY ALGUNOS QUE DICEN QUE TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A ROMA (Playlist: Eduardo Auté)

Será el sereno, pero una vez más estoy viendome reflejada en una ventanilla rectangular de orillas redondeadas. Todo mundo duerme a mi alrededor y yo, para variar, voy derramando tremendos lagrimones que brillan con el reflejo de la computadora.

No es novedad. Los aviones siempre han definido gran parte de mi vida. Los amo tanto como a los aeropuertos. Mientras camino por sus pasillos llenos de gente con prisa, asumo que ellos como yo están a punto de cambiar su vida, aunque no lo sepan. Amo tanto como viajar sola. Sin nadie que interrumpa esta sensación de estar tomando grandes decisiones. Amo estos viajes definitorios como aquel Houston-Mexico donde oí claritito como se me rompió el corazón apenas tomamos altura o aquel más viejo aún que me regresó de Paquistán a Roma con el corazón hinchado de ingenuo amor amoroso, como el que me llevó a Cuba a reencontrar un viejo amor cuando ya tenía uno nuevecito en la cartera o aquel que me revolvió el estómago de vuelta de Puerto Escondido.

Será el sereno, pero una vez más estoy trepada en un avión, cruzando el océano con destino –para mí- conocidísimo: Roma. La misma de siempre y de nunca.

Obvio no tengo idea cómo llegó la decisión. Como suele sucederme, fue una de esas tomadas en los últimos 7 días. Lunes, martes y miércoles llamé a la agencia de viaje, hasta un poco temblorosa. El boleto seguía reservado y yo dandome largas para pagarlo. El jueves no lo pensé más. Dí el numero largo largo de mi bonita American Express que , digo yo, para eso está en mi cartera reluciente y plateada.

Total que para el viernes a las 10 de la noche yo seguia dando vueltas alrededor de una maleta. A las 4 de la mañana tomé el teléfono y marqué esos números de siempre. Del otro lado oí una voz conocida.

Llego el domingo a las 8 de la mañana, dije y contuve el aliento.

Sonó una risa clara, transparente, casi tintineante.

Ti aspetto, dijo.

Esta conejita que jura tener todo bajo control, a veces, necesita regresar a su pasado. A meterse en unos viejos brazos conocidos. Para saber si el rumbo escogido —hace 7 años ya— fue el correcto.

Anuncios

12 comentarios en “Dia 1: HAY ALGUNOS QUE DICEN QUE TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A ROMA (Playlist: Eduardo Auté)

  1. Que tal con la chica decidida!!! Bien por ti conejita… transmitiste todo tu sentir al optar por tomar ese vuelo… espero te reconforte y vuelvas con más ahinco de este lado del charco!!!

    Los viajes en solitario efectivamente dan esa extraña sensacion de que uno esta al frente tomando las deciciones y de manejar el destino 🙂

    Saludos

  2. desde el Pacífico dijo:

    Al igual que tú, he aprendido a disfrutar los Aeropuertos ya que durante varios meses se convirtieron en mi segunda y tercera casa. Es cierto, no sabes con qué te vas a encontrar y tampoco cómo va a seguir todo a tu regreso, pero justo eso es lo interesante de emprender un viaje ya sea de negocios o por puro placer. Es increíble como de pronto estás a miles de kilómetros de distancia y tan sólo en unas horas vuelves a tu sitio de origen.

  3. Siento demasiada incertidumbre en este post, peor a final de cuentas si no se siente miedo al dar el paso pues le quietaria lo sabroso a la aventura, te deseo muucha suerte.

  4. Paul dijo:

    ¡Hola conejita!

    Hace mucho que no sé nada de ti. Desde la Covadonga, no te he vuelto a ver.

    Veo que te va bien, y creo que seguiré con mucho interés tu viaje por las tierras de Berlusconi.

    Un beso y un saludo,

    Paul.

  5. J.W. Duran dijo:

    Es duro voltear a ver el camino recorrido y darte cuenta que nunca hubo ní habra “rosas sin espinas”.
    Que pesado sientes tu pecho cuando no hay respuestas correctas, cuando hay que hacer sin querer; ó cuando no sabes si “adelante” sera lo mejor que nos quede.

    Recuerdo que en una platica comentaba que…
    si, hay escalones por subir.
    Pero eso no significa que el escalon alivie el mal trago del escalon pasado, solo sabes que hay que subirlo y que el camino de atras ya lo conoces, y realmente entendemos en donde termina, y ahi nunca quisimos estar…
    Mas el unico (honesto) es el de seguir adelante.

    Te estimo Coneja, espero encuentres lo que buscas.

    G.W. Duran

  6. Orale! que mala vida te das! yo solo he hecho un viaje asi de impulsivo, recuerdo esa misma sensacion que tu describes, en la sala de espera, con un sueño y una guitarra a mis espaldas…listo para enfrentar lo que sea… pero bueno, mi vuelo solo duro dos horas, jaja…

  7. Literata por accidente dijo:

    Definitivamente el rumbo escogido fué el correcto, no hay rumbos equivocados, como diria un poeta “Lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado” y tu no solo has florecido en este tiempo sino que compartes con nosotros los frutos de esas desiciones, disfruta Roma! Chau!

  8. los viajes, las decisiones sus ires y venires, siempre es un constante subir y bajar de un escalera a veces giramos la cabeza y volteamos atrás, creyendo que eso es lo correcto

    a veces simplemente nos vamos perdiendonos entre el barullo de motores y helices sin querer mirar atrás aunque sepamos que era donde queriamos quedarnos…

    no se porque me senti muy identificada contigo.

    lo bueno es que traes tu patita de conejo.

  9. adriana dijo:

    Quien, tantas veces no ha deseado volver al pasado ya sea por amor, por nostalgia o por puro placer, bien por usted conejita que tiene esa oportunidad y mire que regreso al pasado tan sacrificado en Roma, cuidese mucho y disfrutelo.
    Ah y hermosa canción de Eduardo aute.

  10. Laus, almenos tengo la sensación de estar manejando el destino. que eso sea verdad, es otro cantar. ja.

    cierto, desde el pacífico! el tiempo y la distancia nunca han sido tan relativos como cuando estas en una sala de espera.

    harto miedo, reyna. pero tienes razón. ahí está lo sabroso del asunto.

    niño Pauuuuul… cierto, desde aquella noche de tortilla española y confesiones de mujeres de 30! en fin.. yo vuelvo en unos días. será hora de repetir, no?

    en realidad, gw duran, no sé si encontraré lo que busco. vamos, ni siquiera sé bien si ando buscando algo. lo que sé es que esta endiablada ciudad siempre me ha tenido respuestas. una buenas, otras no tanto, pero al fin y al cabo, respuestas.

    ey oscar! cómo no pensé en la guitarra??? será porque soy tan mala para tocar un instrumento como para cantar. así que nomás me cobrarían sobrepeso! pero bueno, la sensación de la maleta-guitarra al hombro es exactamente la misma. besos.

    gracias Literata. y con eso me quedo: no hay rumbos equivocados.

    patita, colita y orejitas, Jolie! si con todo este kit no atraigo a la buena suerte es que en verdad, en verdad, estoy jodida. ja.

    auté y yo nos hemos dado a la tarea de confirmar que todos los caminos conducen a Roma. o por lo menos, lo agarramos de pretexto para volver, volver, volver.

  11. No sabes como te entiendo con el gustito ese por los aeropuertos y los grandes viajes … improvisados y sin saber más allá de nada. Me gusta viajar sola, ya lo hice este año recien pasado (twice), y parto nuevamente en febrero … vuelvo a mis “lugares conocidos”, a esos viejos amores, a esas tierras lejanas … no sabes cómo te entiendo. 🙂

  12. JohnDavid dijo:

    Hola ….Wuau o miau nose que decir …te agradesco que hayas escrito suena interesante la vida. no escribo ni nada y disculpa mi ortografia …me gusto lo que dijiste espero seguir leyendote andare al pendiente…BYE =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s