MI PEOR ERROR (Playlist: La 5a. estación)

—¿Cuál ha sido tu peor error? me preguntó.

alteradas3_tapa.jpgDigo yo. ¿Qué no somos las mujeres las que preguntamos esas cosas incómodas después del empiernamiento?. Pues no. Ahora fue el susodicho, cuando aún estabamos relajaditos con una gran gran pantalla enfrente, un gran gran jacuzzi, aceititos varios y unas grandes, grandes ganas de quedarnos abrazaditos. Chale, no había remedio: tenía que contestar.

Lo pensé 3 segundos exactos y dije sin chistar:

El de Houston.

Pasaron varios minutos en silencio, una ligera tensión se sentía en el aire y cuando creía que había pasado en calma el momento delicado, preguntó asi como no queriendo la cosa:

—¿Aún lo extrañas?

Ahí sí me rendí. No pude más. Estaba yo tomando aire para respirar muy dueña de la situación cuando, como tormenta tropical, los ojos se me inundaron. No, no pensé. No ahora. Pero por más que pestañeé rapidísimo mientras recordaba mis ejercicios de respiración zen, tremendos lagrimones se me escaparon al momento y rompí en llanto, cual chiquilla a la que le acaban de arrebatar su juguete preferido. Esto ha sido llorar en serio. No pude decir nada. Uhquela, pensé. Sólo eso me faltaba para romper el encanto. No sé cuánto tiempo me perdí entre sollozos de eso que te salen directito de la boca del estómago. Esos que te saltan por detrás y se te cuelgan del cuello y no se bajan por más que te sacudes.

Él no hacía más que acariciarme el pelo y pedir disculpas. Y yo, con el estúpido nudo atravesado en la garganta que no lograba explicarle. Seguro porque ni yo sabía lo que estaba pasando. Seguro pensaría que estoy loca (y bueno sí, un poco).

Claro que no, quería decirle. Obvio no lo extraño. Obvio el asunto acabó hace meses. Obvio lo tengo superadísimo. Obvio… que aún me duele. Obvio… obvio.. obvio un carajo.

El resto fue poco menos desastroso: creo que hasta me sentí aliviada. Era lo único que me faltaba. Hablarlo con él y llorar fuerte y con ruido, con los ojos rebosados de lágrimas, con la nariz escurriendo, mojando los cojines. Y yo que no quería reconocerlo: sí, punto, lo de Houston fue el más grande error de mi vida. Y ese, vamos —historias van, historias vienen— me lo llevo en la conciencia. Y hoy, vamos —historias vienen, historias van— estamos en un nuevo punto de partida.

Ilustraciones: Maitena

18 comentarios en “MI PEOR ERROR (Playlist: La 5a. estación)

  1. q ternuriiiitaaaa, pero quien le manda a preguntar, si bien no era la situación ideal, al lado del prospecto despues de un rico momento ahhhhhh sale el otro, shialeeeee, no se vale, en fin pues salió y al parecer no fue tan malo y hasta te apapacharon, q rico, ahhhhh que ternuritaaaa, q lindoooo, la neta me dejaste con ese ahhh que lindo ja ja ja asi o mas tontis.

    PD. SUBO EL MISMO COMENTARIO UN POCO CORREGIDO, LO SIENTO, BORRA EL ANTERIOR, GRAXXXX

  2. Literata por accidente dijo:

    jajaja! malditas hormonas!!! (uno que es tan dueña de la situación caray!)nos traicionan en los momentos mas inesperados…

  3. En esos momentos, antes o después todas las mujeres lloran. No lo entiendo, lo se. No es que me guste, pero tampoco me muero. No dije nada. Ja ja ja

  4. Oscar dijo:

    Quiza sea muy ingenuo de mi parte, digo, no se exactamente cual sea el error de houston, aunque pueda imaginarlo. Pero igual y el esperaba otro tipo de respuesta, igual y algo relacionado con el trabajo, escuela o no sé. igual y queria tratar de sacar una platica entretenida, divertida, para despues continuar con la noche.

  5. Bueno solo espero que el apapacho de consuelo haya sido bueno.
    Caray, es verdad eso de que cuando mas nos sentimos dueñas de la situación, nos sale la sensibilidad a chorros, ni hablar, mujeres teniamos que ser.
    Mi peor error…. muchos pero aunque suene a cliché, aprendi de ellos, me ayudaron a quitarme tantita tarugues.
    Saluditos

  6. Hijoles, esas cosas a veces también pasan sin preguntar, y creeme que es mejor llorar para darle el chance de secar tus lágrimas.

  7. Ese no fue un error, solo fue algo que necesitabas sacar de tu alma … lo único que el momento no fue el más indicado … pero también a quien se le ocurre hacer esas preguntas en aquellas situaciones.

    Un punto a su favor fue el apapacho … a que no ????

  8. Ms.Black & White dijo:

    mmmmm creo que no soy la única que no sabe quién es el de Houston…ni el del jacuzzi
    Y creo que para ellos esta de moda preguntar cosas que nunca pensé que costaran contestar, y cuando yo hacía y aún hago ese tipo de preguntas me le quedo viendo como ¡ay por favor! ¿no me vas a contestar?

  9. Kat dijo:

    Será que los hombres se vuelven ahora sensibles y quieren desentañar los secretos del alma?? quéee miedooo!! ahora sé lo que sienten ellos con nuestras preguntas… hay cosas que ambos no queremos saber en realidad…

  10. 4d01f0 dijo:

    Por eso no se tiene que preguntar lo que no se quiere saber o lo que uno no está seguro de querer saber. Para algunas cosas es preferible pecar de ignorancia. Un abrazo,y lo bueno es que te ayudó a que salga.

  11. Tsssssssss, que mal pex conejita, buena onda el bato que te aguanto, yo conozco mas de un patan (ejem ejem) que hubiera volteado los ojos al cielo…..
    Recibe un abrazo de tu fan desde el desierto (me encanta la columna en chilango, el mes que no la publiquen les quemo la pinche editorial)
    Malefico

    http://eleden.ciudaddeblogs.com

  12. ¿Verdad que sí, Reyna?.. yo también me puse cuuursi, cursi con la situación.

    y sí… eso de dueña de la situación es absolutamente un decir. chale.

    ¿neto, Rubas? ¡joder! odio entrar en el grupo de las predecibles.

    si, seguro el hombrecito en cuestión quería una de esas pláticas tipo entrevista de última página de una revista.. y mira nomás con lo que le fui a salir. ufff

    si Anya, cómo no. el apapacho y el consuelo valieron la pena. y del peor error, pues nada, es cosa de aprender.

    yo lloro, Lux… ¡cómo no! pero vamos.. ¿en esos momentos?

    Gracias, Latita. Seguro es eso. Hoy, después de Houston, soy una mejor persona. Cómo no.

    Gran punto a su favor, Chilosa!

    Creo que ni yo misma tenía tan claro lo de Houston. Ya sabes, cosas que salen desde adentro. Y una termina siempre contestando!

    Yo siempre he dicho que son bien sensibles, nomás que están malacostumbrados a la cosa de ser bien “machos”. Ja. no les creo nadita.

    Eso 4d01f0 me dijo alguna vez alguien de cuyo nombre no logro acordarme: no preguntas nada de lo que sepas y no quieras oir la respuesta. Empezando por ¿me amas? Y yo, muy obediente, aprendí la lección.

    Trsitísimo, Angela. Tristísimo.

    Eso, Smarty Jones! una buena borrachera es lo que me hace falta.

    Gracias por el “cálido” abrazo, Maléfico. Y no porfa… no incendiemos mi lugar de trabajo… si no, luego qué hago???? Ja.

  13. ADRIANA dijo:

    Ya se conejita todos tenemos errrores que queremos olvidar y cuando menos pensamos salen a la luz nada mas a entristecernos.

    Saluditos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s