CONEJITA EN PIE DE GUERRA

¿Te atreves o a poco nunca has jugado gotcha? me preguntaron los machos de la Redacción.
Obvio sí, contesté con la mentira más grande que me llenaba la boca. Nos vemos el sábado a las 8 de la mañana.

bunny-girlz1.jpgEmpezaba mal. ¿Por qué había hecho una cita en un horario inconveniente? Y obvio, ¿qué me voy a poner? fue la siguiente pregunta que rondó mi cabeza.

Decidí usar un outfit a la Tomb Rider. Estaba lista para enfrentar cualquier cosa. Sobre todo a una tribu de hombres solos, solísimos, en pie de guerra y sólo para mí.

Desempolvé los pantalones cargo y las botas CAT. Un ligero toque de maquillaje, gafas oscuras y el pelo –perfectamente alaciado– en una cola de caballo completaron el look. Al espejo era la viva imagen de la sexy-ruda Lara Croft y estaba dispuesta a ganar esta batalla.

Llegué a la cita. Más de siete hombres se habían reunido portando pantalones camuflajeados, botas, chalecos, chamarras verde militar y una actitud adrenalínica que no se les veía entre semana.

Y sí. La única conejita era yo.

Llegamos al campo abierto y polvoriento de eXperimenta cargados con un verdadero arsenal. Mientras los susodichos armaban, desarmaban, limpiaban y examinaban cada pieza de los rifles, yo hice la fila para obtener careta y chaleco. Finalmente obtuve un par de prendas húmedas y malolientes resultado del sudor de los equipos anteriores.
¡Joder! Esto no estaba siendo sexy. Ya estaba apestando y no había empezado a correr.

A la hora de la repartición de los equipos, me sentí como en la primaria: con la extraña sensación de que ninguno me quería en su bando. Salieron primero los expertos, le siguieron los más fuertes y resistentes, después los novatos y al final.. yo. Casi como de pilón.

Entramos al campo y empezó la batalla. Corrí como una loca detrás de unos botes. Oía disparos, poing, boing, respiros, susurros y adrenalina. Esperé en cuclillas con las pantorrillas entumidas. Ni siquiera mis clases de Pilates me causaban ese efecto. En algún momento tendría que disparar y no tenía la menor idea de cómo usar el arma. Minutos (¿horas?) después oí mi nombre. Me buscaban. La batalla había acabado y yo no ocupe ni una sola munición.

Para la segunda batalla, prometí hacerlo mejor. Apenas dieron las instrucciones me agazapé detrás de unas llantas, espiaba por un agujero temblando. Al voltear reconocí “al experto?. Me hizo señas y señales que no entendí. Lentamente asomé la cabeza detrás de las llantas. Alisté el arma, y cuando puse el dedo firme en el gatillo… ¡poing! Una pelotita se me impactó a toda velocidad en la frente, derramando un liquido viscoso. Me dieron ganas de llorar.
–¡Aaaay! grité.
Muerta, respondieron por ahí.
Váyanse al carajo, pensé.

La siguiente batalla consistía en “robar una bandera de campo enemigo?. Aunque nunca vi la bandera, me dispuse a seguir a los más hábiles. Uno de ellos, de lentes, mirada tiernita y no de mal ver me echó el ojo.
Tú juegas conmigo, dijo con aire autoritario.
A huevo, pensé, éste ya cayó
Seguro el hombrecito había notado mi aire a la Angelina Jolie y trataría de entablar conversación en medio de tan sangrienta batalla.
¬¬–Tres, dos, uno.. ¡corran! Y ahí voy detrás del joven de los lentecillos.
Escóndete ahí, dijo señalando detrás de un árbol. ¡Pechotierra! gritó.
Estábamos los dos, lado a lado y yo buscándole el lado romántico al asunto cuando sentimos un movimiento. Era el último del bando contrario.
Vas, me dijo.
¿A dónde? pregunté
Sal para que te vea y yo dispare.
¿O sea cómo? pensé Ahora resulta que soy la carnada… Ay ajá,
Su mirada no me dejó replicar. El gesto adusto, los labios en una mueca rígida, el ceño fruncido. ¡Joder! Parecía cuestión de vida o muerte. Y obvio, la muerta fui yo: apenas intenté correr hacia el objetivo recibí una ráfaga de endemoniadas pelotitas que fueron a impactarse directito a mi trasero dejando marcas como de celulitis. Auuuch.

Tras mi heroico suicidio, el jovencillo de los lentes ni me volvió a mirar. Decidí que era hora de emprender la graciosa huída y sentarme en la zona donde una novia aburrida esperaba el regreso triunfal de su peoresnada.

Estaba a punto de quedarme dormida cuando los ví regresar. Uno más sucio que el otro, arrastrando los pies. Por fin, había acabado la guerra. O eso pensé. La testosterona flotaba en el aire y uno tras otro, contaron, recontaron y volvieron a contar sus hazañas en el campo de batalla. Parecían niños de 10 años. Y lo eran.

De pronto, la novia aburrida decidió avanzar, muy coqueta, con caminadito numero tres. Me ardí. La susodicha, a diferencia de esta Conejita empanizada de tierra, con un chichón en la frente y manchas de pintura en la ropa, lucía pantalón ajustadísimo blanco impecable, tacones y top cortito. En el centro, más de 20 se ponían y quitaban uniformes contando sus hazañas con aspavientos. Y ella estaba a punto de pasar por el medio de mi ¡mi! grupo de hombres contoneando la cadera.

Entonces sucedió el milagro. Ella cruzó y mis muchachos apenas miraron de reojo y volvieron a la discusión. Sentí una oleada de orgullo. No había mujer capaz. El gotcha, lo supe, era cosa de niños.

17 comentarios en “CONEJITA EN PIE DE GUERRA

  1. “Parecían niños de 10 años. Y lo eran.” Y lo somos, algunos tenemos la fortuna de no “crecer” todavia😉 Solo han cambiado un poco los juguetes

    Y ahora viene el reclamo, como que haciendo locuras extremas sin mi eh! Acabas de perder puntos, estoy ardidisimo!!! quiero ir al gotcha hace tiempo y no hay con quien!

  2. tons como?? la primera batalla ganaste, la segunda perdiste y la tercera fuiste la heroe?? o como?? el gotcha es el gotcha pero las mujeres son las mujeres, no entiendo a tus amigos creo

  3. Bueno yo conocí a un par de mujeres de las que Rambo se hubiera enamorado…

    Sí… jugadorAS de Gotcha profesionales…

    Nomás les faltaba el bigote…

  4. yo sé que son minucias para ustedes los chilangos, pero ¿cuánto cuesta, cuánto tiempo, el ganador qué se lleva, o cómo?

    y eso del chichón en la frente ¿o sea? ¿duele? jeje

  5. Ahhh!! Qué entretenidoooooo!! Siempre he querido jugar a esooooo!!! Claro que nunca se sabe, habría que ver qué tan heroico o penoso sería el desempeño. Pero bien por usted, señoritaa!!! Pese al chichón, supongo que lo pasaste increíble.🙂

  6. Jejejejejeje!!!
    acabamos de ir en grupo…! tengo como 10 moretes…es como tu lo cuentas pero del punto de vista de 10 anios jejeje… en verdad tienes una regresion!!
    besos…!

  7. Bren dijo:

    Wow. Me considero fan de tus espacios, te seguí en tu crónica de los 31 y ahora aquí. La verdad me divierto y entretengo mucho.
    Felicidades

  8. Erkdiaz dijo:

    Ja ja ja en un exitoso recuento de los hechos, creo que defines muy bien el ambiente del lugar… a mi me encanta ir ahí, de hecho ire el proximo fin (estas invitada si lo deseas)pero unos consejos si deseas repetir
    1. Utiliza ropa que te proteja una playera manga larga ayuda mucho y pantalon así te ahorraras algun moreton
    2. Siempre lleva un trapo y/o pañuelos, te ayudaran mucho
    3. Aun no he conocido a nadie que vaya al gotcha a ligar es decir no existen momentos romanticos.
    4. ¡Diviertete! ese es el proposito no hay heroes ni villanos solo compañeros incluso amigos

  9. Edoman dijo:

    Definitivo Conejita, los deportes de acción no son lo tuyo. ¿¿ Que te falta experimentar?? ¿¿Fut Bol Americano?? ¿¿ Caza de tiburones?? ¿¿ Rapel Azteca ( de cabeza y amarrada de un tobillo al mas puro estilo “volador de Papantla”) naaaa ¿ Donde quedó la prudencia ??? Coincido con Erkdiaz cuando dice: …Aún no he conocido a nadie que vaya al gotcha a ligar es decir no existen momentos romanticos… y debo agregar: y menos con equipo prestado ufffff!!

  10. jajajaja no mames
    komo duelen esas pinches pelotitas
    pero weno..fue 1 akto heroiko
    y si..los hombres SON niños d 10 años
    kuando juegan, en especial xbox..las mujeres salen sobrando
    y amiga..no hay momentos romantikos en NINGUN juego ke tenga 1 rifle, ya sea real o virtual.

  11. Me encantó post. Sobre todo cuando la de los pantalones blancos pasó sin que ellos dejaran su etapa infantil de héroes de guerra. Jajajaj y no, al catcha no se va a ligar… bueno, amenos que sea entre ELLOS el juego😉
    Un saludos desde Mexicali.

  12. jajaja… pues con todo y que sea cosa de niños, la primera vez siempre es la peor… Te recomiendo volver a jugar, buscar el mejor escondite y observar cómo los demás terminan con sus municiones… O, si de plano tienes una “amiga” muy sacalepunta invítala al gotcha y “limen” sus asperezas… verás que no te arrepentirás.

    Saludos

    Pily

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s