Y SIGUE LA MATA DANDO…

Ah verdad. ¿Qué dijeron? Que a mi ya no me iba a pasar? ¡Pues no! Eccome qua, con un nuevo truene. Yo digo que ya hasta estoy haciendo callo en esto, cabeceo, esquivo y finalmente ¡pum! revienta.

La historia es simple. El viernes pasado, My Stress Rabbit, así sin siquiera darse cuenta, tomó una decisión crucial. De esas donde la renuncia es irrevocable. Con la mano en la cintura… ¡y un mensajito telefónico!. Ah pero hay que ser insensible, profundamente insensible, sabiendo que yo tenía el corazón colgado de un hilito.

A las 12 de la noche oí la alerta. El corazón se me detuvo al ver la luz en la pantalla del teléfono. Sabía perfectamente de quién venía y la noticia que nos daba. El hilo se rompió y el corazón se me cayó, estrellándose estrepitósamente contra el suelo. Una vez más.

En ese preciso momento fuí yo quién decidió. Recogí las partecitas y me dediqué a la dificil tarea de la reconstrucción. ¡Menos mal que esto del zurcido invisible siempre se me ha dado! Ahí estaba yo pega que te pega, cose que te cose, remienda que remienda porque eta vez, entre él y mi autoestima, yo salgo ganando.

Para cuando se apareció el domingo, cola de peluche entre las patas, era demasiado tarde. Lo que venía a decir ya estaba dicho.

Anuncios

6 comentarios en “Y SIGUE LA MATA DANDO…

  1. Antonio dijo:

    (Despues del amor viene la soledad…)
    a veces me acuerdo que la felicidad (al menos la de mayusculas), no existe… eso me tranquiliza un poco…

    (notese que dije a veces)

  2. ..lau.. dijo:

    así o más insensibles??? y después, ponen la cola entre las patas y regresan tratando de reparar lo que rompen.. ilusos!

  3. Angel y Demonio dijo:

    Puf! Creo que a estas alturas te hace falta un radar para detectar a los “conejitos – no”.

    Saludos a saltitos!

  4. queermex dijo:

    Mire conejilla de indias preciosa, eso de la labores manuales cardiacas!!, no debe ser algo que uno debe de saber, es mas importante el tomar un curso de como volverse inmune a los procesos amorosos, eso si, aprendiendo a no involucrar ningún sentimiento hacia cualquier espécimen que se nos cruce por delante, hasta no ver que se desviven por estar cerca de uno, claro que todo ello buscando el satisfacer siempre nuestra necesidad de cariño y demás menesteres físicos, pues si los hombres lo han venido haciendo de esa manera durante tanto tiempo, ¿no será que tienen un poco de razón?, quizá nuestro corazoncillo terriblemente padeciente debe de tener una buena recubierta de barniz ( aunque sea de uñas y no importa si es barato, eso si, a tres manos para que aguante) que no permita que se nos rompa cada ves que cae presa de las redes del dizque amor. – bueno es lo que uno debería hacer-

  5. Julio Says:
    March 7th, 2007 at 9:02 am e

    He empezado a leerte, es bastante interesante.

    Que lástima que el corazón se haya destrozado una vez más, así es esto, pero algo bueno vendrá después, te lo aseguro.

    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s