Tu amor es una trampa (Playlist: Ándate con cuidado)

Una botella de vino después estoy en casa -siempre antes de las 11pm. Llevamos por lo menos cinco salidas. La conversación cada vez es más interesante. Los temas no terminan. Tiene algunos años más que yo. No son tantos pero lo parecen. Físicamente no me arrastra. Aunque estoy convencida que en su momento era parecido a Luis Miguel de Todos Mis Amores. Tiene esos rasgos: los ojos increíblemente claros y transparentes, el pelo rubio engominado hacia atrás, la piel blanca ajada por tanto sol. Pero sobre todo tiene esa actitud. Es un hombre. Se come el mundo. Sabe hablarle lo mismo al dueño del restaurante que al del valet. Con ese acentito británico. Me abre la puerta, me sirve el vino, recuerda cada uno de mis comentarios de la cena anterior. Lo dice todo el tiempo y no se lo puedo negar: un caballero. En la extensión más amplia de la palabra. Eso cuenta y pesa.

Me recuerda a Conejito Pluma Blanca. Me recuerda a otros Conejitos de tiempos inmemoriables. Me recuerda que no tiene caso seguir dedicándole tiempo a los Conejitos Emocionalmente Unavailables.

El Conejito Nostálgico dice que me está tejiendo la trampa como los grandes. Despacito, alrededor, sin prisa. Y que al momento menos pensado, caeré como peso muerto. Qué se yo.

Mientras tanto, yo aquí. Conteniéndome el corazón. Guardado en su caja hasta que no esté seguro de siguiente paso. Mientras tanto, creo que puedo seguir teniendo muchas cenas a su lado.

Anuncios

Call me, maybe (Playlist: Canciones que ya sabemos el final)

Preguntó si estaba lista para el dating.

Contesté alguna tontería.

Durante semanas creí que ahí había una historia que podría escribirse… si fuera el momento…. si estuviera disponible… si los planetas se alinean… si… si… si…

Y así la historia que en un inicio me parecía (y era) un rayo de luz comenzó a tornarse oscura. Mensajes que no llegan. Conversaciones que no dicen nada. Desapariciones. Huidas. Silencios inexplicables. Todos y cada uno de esos comportamientos que ya he visto alguna vez. Esos que despiertan mis inseguridades, enganchan con mis miedos más recónditos y azuzan a la loca que vive en mí (y que tengo vidas manteniendo bajo control).

Y yo por ahí sin entender nada. Tratando de armar las piezas de un viejo rompecabezas, me topé con pared: “Lo sentimos pero el Conejito que usted llamó no está disponible o se encuentra fuera del área de servicio”, me decía la grabación de relaciones inexistentes de mi cabeza.

El insomnio reapareció. Y como una bofetada entendí lo evidente.

Mi diagnóstico (qué a estas alturas tengo historial que me certifica): Conejita de Indias enganchada con Conejito Emocionalmente Unavailable.

Bueno sí. No era difícil de deducir pero una al final siempre cae en la cuenta. Y caí. Por lo menos más rápido que en ocasiones anteriores.

Ahora me pongo el alma en paz. Y me repito la cantaleta: No soy yo. No es él (o sí). Ni siquiera es la situación. Es así. Simple.

No está para darme lo que necesito ahora. No se muere por mí. No puedo, no quiero estar on hold esperando a que suceda. No soy su amiga, no quiero besar a mis amigos. No quiero esperar por una historia que en el fondo, ni siquiera sé si llegará. Sobre todo, no quiero dejar de dormir. No quiero ver el teléfono infructuosamente.

Escucha bien: No quieres -Conejita de mis Mil Indias- perderte ahora que has hecho tanto para encontrarte.

Gracias pues Conejito Unavailable por haberme dado un baño de luz. Una idea emocionante de futuro. Un sueño en ciernes. Unas ganas serias de volver a enamorarme.

Gracias aunque todo esto ahora lo obtenga sin ti.

Ella baila sola (Playlist: Pensándolo bien)

¿Quién hubiera dicho que lo más complicado de esta nueva Era sería hacer cosas sola?

Tras años de viajar, vivir, resolver y entenderme sola, resulta que el tiempo acompañada me volvió absolutamente incapaz de hacerme cargo de mí.

Que el Bebé Tortugo esté presente siempre no ayuda a identificarme en el silencio. Se me olvida que hacía yo conmigo siglos antes del Fin de la Era.

Como designio divino, este fin de semana los astros se acomodaron para dejarme cuatro días sin hijo, niñera ni amigas cercanas. Sin escapes ni pretextos.

Ahora si, “arréglatelas sola Conejita”, me dijo mi loca interior.

Y la Conejita se las arregló. Bienvenida a los festejos de la Independencia, me repetí mientras los fuegos artificiales iluminaban el cielo de 4 de Julio.

Fin de una era

Estos meses han sido pura prueba de sobrevivencia. Sobreviví como he sobrevivido a los malos amores, a las historias que debían tener final feliz y a los cuentos de hadas.

Estoy bien. Sí. Si por estar bien queremos decir andando, viajando, bebiendo, comiendo, vistiendo y probándome que mi historia no acaba aquí.

Esa es la lección más importante -y me la dio El Bebé Tortugo cuando dijo “Se acabó la era de papá. Como la de los dinosaurios. Papá se extinguió”.

Así de simple, plano y llano.

Papá, El Conejito Latino Tropical no se murió, no nos abandonó, no se fue. Simplemente se extinguió. Se acabó su era, su época y como todo ciclo, cerró con un meteorito cayendo, con un estrepitoso movimiento telúrico. Destruyendo lo que había, dejándonos mudos y solos. Nuestra historia juntos terminó de contarse. Y se contó bien. Amorosamente bien.

Acabó de contarse en este blog que lo vió llegar, instalarse quedito como la humedad y quedarse con esa famosa frase de “hasta que la muerte nos separe”. Pues bien, nos separó. Han pasado seis meses. De silencio. De reconstrucción. De hacer espacio a una nueva historia. Y yo cierro el capítulo. Ese enorme y significativo capítulo que me convirtió en una Conejita distinta de la de antes y que me deja lista para la de hoy.

Se acabó esa historia pero no mi historia. Porque soy, sin duda alguna, mucho más que los Conejitos y Conejitas que han formado parte de mi historia. Soy el resultado de todos estos encuentros y de los que están por venir.

Aquí sigo pues. Reinventándome. Seis meses después del fin de la era. Quitando el polvo que me dejaron los escombros y con el sol de frente, lista, una vez más para lo que está por venir.

sigue…

Han pasado más de tres meses. Honestamente no sé cómo. Y la vida, como suele sucederme, no ha dejado de dar vueltas. Han pasado más de tres meses y es como si una vida entera se hubiera cruzado entre esa terrible tarde en el hospital y mis nuevas mañanas en otra casa, con otra vista y sin tu ropa en el armario.

La vida, dicen, sigue. Y nunca ha sido más cierto. La vida, la mía, sigue. Aunque a veces no sepa cómo.

Se acabó

Y así llegó este día. A más de tres mil días juntos, llegó.

No lo sabía esta mañana. No lo sospeché hasta el preciso momento en que estaba a un paso de la puerta de tu habitación.

No sabía lo que había dentro. No sabía que eras tú un suspiro antes de partir. Pero entendí que estabas esperándome. Te vi, te abracé, te besé. Te llené de lágrimas mientras el corazón, poquito a poquito latía con menos fuerza. Te parecías a ti pero ya no eras tú. Yo en cambio, me veía tan distinta pero seguía siendo yo.

De pronto el aire se puso denso y decidí. Por ti, por mí y por como lo habíamos acordado. Les pedí que dejaran a tu cuerpo en paz. Que esta vez no lo haríamos trabajar si no quería. Que lo íbamos a dejar decidir -después de más de tres mil días haciéndolo caminar a como diera lugar- si quería seguir o no.

Mientras esa rayita absurda del monitor perdía sus aristas, te hablé de mí y de Jero. Te prometí lo bien que íbamos a estar, aunque eso no fuera cierto. Te mentí diciéndote que tenía (como siempre) todo bajo control. Te repetí lo de nuestro amor del bueno, lo de la jodienda de haber tardado tanto en encontrarnos, lo de tu ‘garantía vencida’ y lo de cómo comprimimos el amor para ganarle al tiempo.

Te dije eso que pensé que no diría nunca: dejémoslo ya, mosi, dejémoslo aquí.

Y tú, así de tranquilo y sereno, me hiciste caso. Y así, sin prisa, te fuiste de aquí… sin mí.

(Me olvidé que casi todas las veces de nuestra historia terminabas por hacerme caso).

 

Duelo suspendido

Así dijo que se llamaba la tanatóloga.

Apenas llegué a su oficina, comencé a llorar. Dos horas ininterrumpidas. Las lágrimas escurrieron sin control. He notado que eso me pasa también cuando me subo al auto. En un acto de masoquismo puro, escucho a Franco de Vita, Eros Ramazotti, Luis Miguel o cualquiera que logre despedazarme el corazón. Y no porque no lo tenga ya en esas condiciones, si no porque me da el pretexto perfecto para poner mi historia en cada uno de sus párrafos. Después de todo, siempre he sido parte de un playlist.

Sin embargo en esa oficina en colores cálidos, la historia la estaba contando yo entre sollozos. Me dolía que él no estuviera al volver a casa, que no fuéramos a planear más las vacaciones juntos, que no preparara el desayuno cada mañana, que no discutiríamos más por el espacio en el clóset. Él ya no estaba en mi casa, ni en mi realidad cotidiana. Ni en la toma de decisiones diarias, ni consolando a Jero cuando se lastima un dedo. No está aquí enredando sus pies en la sauna de los míos bajo un edredón de plumas en pleno Paraíso Tropical.

Sin embargo está ahí: como deteniendo el tiempo en ese hospital del centro. Recordándome la grandeza de lo vivido a pesar de la mirada perdida, el frío metálico y los labios secos, mudos, que aún gesticulan “te amo” cada que aparezco por la puerta.